¿Qué es la urbanización? Características y consecuencias del desarrollo urbano

Alicia Rodríguez Fazanespor Alicia Rodríguez Fazanes13 junio, 2024

La urbanización es el proceso de desarrollo y crecimiento de áreas urbanas, donde se incrementa la población y se construyen infraestructuras como edificios, carreteras, servicios públicos y comercios.

Este proceso implica la transformación de zonas rurales y suburbanas en entornos urbanos, caracterizados por una mayor densidad de población y una mayor concentración de actividades.

La urbanización suele ir acompañada de cambios en el estilo de vida, la economía y la estructura social de una región.

Este fenómeno ha sido una tendencia global en las últimas décadas, con un aumento significativo en la migración de personas desde áreas rurales hacia entornos urbanos en busca de empleo, educación y mejores oportunidades de vida.

En resumen, la urbanización consiste en la creación de un conjunto de redes que conducen y distribuyen bienes y servicios fundamentales: agua y saneamiento, electricidad, comunicaciones, y movilidad.

Veámoslo con más detalle en este artículo:

que-es-la-urbanizacion

Consecuencias del proceso de Urbanización

Las consecuencias del proceso de urbanización pueden variar considerablemente según el contexto específico de cada ciudad o región, así como de las políticas de planificación y desarrollo.

Es por ello que es fundamental realizar un enfoque integral y sostenible, para abordar los desafíos asociados con la urbanización y maximizar sus beneficios.

En este sentido algunas de las consecuencias más comunes del proceso de urbanización son:

  • Crecimiento económico: La urbanización a menudo contribuye al crecimiento económico al concentrar industrias, comercios y servicios, generando empleo y oportunidades de negocios.
  • Migración: La urbanización atrae a la población de áreas rurales a zonas urbanas en busca de empleo y mejores condiciones de vida. Esto puede dar lugar a un rápido crecimiento poblacional en las ciudades.
  • Desarrollo de infraestructuras: La urbanización conlleva la construcción de infraestructuras como carreteras, puentes, redes de suministro de agua y sistemas de alcantarillado, lo que mejora la calidad de vida, pero también puede generar desafíos ambientales.
  • Cambios en el estilo de vida: La vida urbana suele estar asociada con cambios en los hábitos de consumo, las formas de entretenimiento y las actividades sociales, lo que puede influir en el estilo de vida de las personas.
  • Innovación y diversidad cultural: Las ciudades suelen ser centros de innovación, creatividad y diversidad cultural debido a la concentración de personas con diversas experiencias y antecedentes.
  • Problemas ambientales: La urbanización puede tener impactos negativos en el medio ambiente, como la pérdida de espacios verdes, la contaminación del aire y del agua, y la generación de residuos, entre otros.

Desde mediados del siglo XX hay más población viviendo en contextos urbanos (54% de la población mundial) que en emplazamientos rurales. Y las proyecciones futuras aumentas dicho porcentaje, reduciendo a apenas un tercio de la población mundial en ambientes rurales.

Se estima que este boom de la vida urbana haya alcanzado su punto máximo histórico en las últimas seis décadas, yendo de la mano con la globalización y la revolución tecnológica, que apuesta abiertamente por un futuro urbano.

¿Qué significa la palabra urbanizar?

Según la RAE, urbanizar es acondicionar una porción de terreno y prepararlo para su uso urbano, abriendo calles y dotándolas de luz, pavimento y demás servicios.

En arquitectura la urbanización se refiere a la planificación y posterior construcción de vías de comunicación, calles, plazas, edificios -ya sean viviendas, edificios públicos o polígonos industriales- que convierten un espacio rural y deshabitado en un espacio construido y habitado o intensamente utilizado.

El urbanismo es la disciplina que se encarga de dicha planificación, estudiando también el comportamiento de la sociedad con respecto a ésta.

Asimismo, además de un área de estudio, el urbanismo también es un sistema de ordenamiento que diseña y modela las infraestructuras, para la futura construcción de viviendas y otros edificios.

Redacción de Proyecto de urbanización

La ejecución de la urbanización lleva asociada siempre la redacción de un proyecto de urbanización.

En los casos de suelos no urbanos (urbanizables o urbanos no consolidados), la redacción y aprobación del proyecto de urbanización se integra en el proceso de gestión urbanística de transformación del suelo.

La transformación puede estar impulsada por los propietarios del suelo debidamente organizados en entidades urbanísticas colaboradoras (iniciativa privada), o bien directamente por la Administración (iniciativa pública). Para ello se redactará un proyecto de reparcelación en el que se incluirá el proyecto de urbanización.

El proceso de transformación se concluye cuando se hace entrega al Ayuntamiento las obras de urbanización y éste verifica su correcta ejecución y procede a su recepción para hacerse cargo de su conservación y mantenimiento.

En todos los casos, la transformación de suelo se ajustará a la ordenación detallada por  el planeamiento general, redactado por los propios municipios, atendiendo a sus características poblaciones y necesidades en materia de urbanismo.

¿Qué significa no urbanizado?

Un suelo no urbanizado es aquel que aún no ha experimentado el proceso de urbanización, es decir que no ha sido transformado en un entorno urbano.

Principalmente estamos hablando de suelos suburbanos y rurales destinados a actividades agrícolas, ganaderas, forestales o cualquier otra actividad relacionada con el mundo rural.

En aplicación de la Ley de Suelo (RD 7/2015 de 30 de Octubre), todo suelo se encuentra a efectos de la citada ley, en situación básicas de suelo rural o de suelo urbanizado.

En este contexto, se entiende como suelo rural el suelo preservado por la ordenación territorial y urbanística de su transformación, como los terrenos protegidos de dominio público, protección natural o patrimonio cultural, los ecológicos, agrícolas, ganaderos, forestales y paisajísticos, así como aquellos con riesgos naturales o tecnológicos (inundación u otros accidentes graves).

Asimismo también se incluyen en dicha clasificación, aquellas reservas o bolsas de suelo previstas para ser urbanizadas, en tanto en cuanto no se haya cometido la acción de urbanizar.

¿Te está interesando este artículo? Seguro que también te gustará conocer los principios fundamentales de la planificación urbana sostenible.

¿Qué es un lugar urbanizado?

Un lugar urbanizado es un área que ha experimentado el proceso de urbanización y que, en aplicación de la Ley de Urbanismo, ha sido urbanizado con las determinaciones establecidas por el planeamiento urbanístico, o que dispone de los servicios urbanísticos básicos como red viaria consolidada, redes de abastecimiento de agua y saneamiento, y suministro eléctrico.

En aplicación de la Ley de Suelo  (RD 7/2015 de 30 de Octubre), un suelo se entiende que se encuentra en situación de suelo urbanizado cuando:

  • Ha sido urbanizado en ejecución del correspondiente instrumento de ordenación
  • Tiene instaladas y operativas las infraestructuras y los servicios necesarios, mediante su conexión en red, o la posibilidad de contar con ellos, tan sólo mediante la realización de obras de conexión
  • Aquellos suelos que estando en núcleos rurales tradicionales legalmente asentados en el medio rural, cuenten con las dotaciones, infraestructuras y servicios requeridos al efecto.

¿Qué tipos de urbanización hay?

El tipo de urbanización suele depender de las necesidades y objetivos específicos de la planificación urbana.

Algunos tipos de urbanización más comunes son:

  • Urbanización residencial o habitacional: Se centra principalmente en el desarrollo de áreas para viviendas. Se determina qué tipo de viviendas se van a construir en un espacio en función de la cantidad de población que va a vivir y su nivel socioeconómico.
  • Urbanización industrial: Busca organizar las zonas destinadas a albergar centros de producción, logística o empresas. La forma más habitual es mediante la creación de polígonos industriales y suelen estar alejados de los centros residenciales, a las afueras de las ciudades.
  • Urbanización comercial o de servicios: se encarga de dotar a una población de los espacios y comercios necesarios para su abastecimiento. Suele incluir la construcción de centros comerciales, áreas de negocio, restaurantes y otras instalaciones comerciales. Estas zonas pueden estar integradas en los núcleos residenciales o a las afueras.
  • Urbanización mixta: que combina diferentes funciones, residencial, comercial e industrial, con el fin de crear comunidades más autosuficientes, en donde se reduce el tiempo de desplazamiento.
  • Urbanización sostenible: Se centra en el desarrollo de áreas urbanas que buscan minimizar su impacto ambiental y promover prácticas sostenibles, por ejemplo, mediante la reducción de las islas de calor urbanas, las emisiones de gases de efecto invernadero y, en general, la mejora de la relación entre las zonas urbanas y el medio ambiente.
  • Urbanización de rehabilitación: Implica la revitalización de áreas urbanas existentes que han experimentado declive económico o social. Este tipo de urbanización busca mejorar la calidad de vida y revitalizar comunidades ya establecidas con inclusión de nuevos sistemas (espacios verdes, equipamientos, vialidad, etc)

Esperamos haberte ayudado a entender que es la urbanización y sus consecuencias. Si buscas asesoramiento, Gloval cuenta con una amplia plantilla de consultores inmobiliarios que pueden darte apoyo y asesoramiento durante el proceso de transformación del suelo, así como en la redacción de las figuras de planeamiento, gestión y urbanización.

Solicita tu Tasación Oficial Hasta -35%

Solo hasta el 31 de agosto

PROMOCIÓN ONLINE

¡SOLICITA AHORA!

newsletter-ico
Suscríbete a la Newsletter

Privacy Preference Center