Procesos de industrialización; Mayor calidad y eficiencia en la producción de viviendas

Enrique Álvarezpor Enrique Álvarez30 mayo, 2022

Somos evolución. Sin duda lo que mejor define a la humanidad es un proceso de mejora continua en todos los ámbitos de la vida y, precisamente, la innovación aplicada a la creación de espacios para vivir está cobrando un importante protagonismo, motivado, entre otros, por tres factores: eficiencia, seguridad y sostenibilidad.

Procesos de industrialización Viviendas

El crecimiento de la población mundial y de las ciudades está impulsando avances tecnológicos que están transformando la construcción tradicional de viviendas, incorporando sistemas de construcción industrializados que resultan más productivos, seguros y sostenibles, tanto por requerir una demanda menor de energía como por la utilización de procesos y materiales más respetuosos con el medio ambiente, fomentando además el reciclaje y la reutilización de componentes.

Hoy contamos con numerosos ejemplos de promoción de viviendas mediante procesos industrializados y estandarizados en los que el diseño previo tiene una importancia decisiva, sin que esto conlleve desplazar a los arquitectos que en muchos casos son reticentes a estás fórmulas por no verse convertidos en “directores de fábricas de vivienda”.

Muy al contrario, estas iniciativas exigen arquitectos e ingenieros con mayor visión y formación, dispuestos a trabajar de forma colaborativa, combinando métodos de construcción tradicional “in situ” con procesos automatizados realizados de manera organizada en plantas y fábricas.

Ya en el siglo XVI Leonardo Da Vinci ideó cómo planificar ciudades modernas y mejorar los sistemas constructivos, para lo que diseñó elementos básicos de los edificios que se producirían en serie y se trasladarían a cada construcción.

Esa ambición de la primera etapa del camino hacia la eficiencia en la construcción de las ciudades, está presente hoy en todas las partes del edificio, desde la cimentación, la estructura, los forjados, las fachadas, las particiones interiores y el equipamiento. Así pues, en España contamos con singulares ejemplos de empresas que están apostando por la industrialización de la construcción como son Arcelor, Neoblock, Emsamble, Lignumtech o The Prototipo Company, de cuya factoría están saliendo entre 80 y 100 baños a la semana totalmente acabados para instalar en los edificios.

La aportación de estos ejemplos frente a la construcción tradicional es todavía minoritaria, situándose en torno al 5% frente a ratios diez veces superiores de los países nórdicos o de Norte América, pero personalmente tengo la convicción de que estamos en momento de cambio, en punto de inflexión, y en los próximos años se multiplicará la participación de los procesos industrializados de manera significativa, siendo además una interesante oportunidad la alternativa de los fondos Next Generation para ayudar al tejido productivo a consolidar un ecosistema de vanguardia en este campo.

3 factores clave en la promoción de viviendas industrializadas:

Analizando los factores que hacen atractivas estas fórmulas me centraré en las palancas destacadas al inicio.

Eficiencia

Una mayor calidad en la construcción de viviendas es posible gracias a la racionalización de los procesos, apostando por la mecanización y automatización de muchos trabajos. Esta manera de construir en “seco”, de manera industrializada, es sin duda más eficiente.

En la construcción actual además de tecnologías de diseño altamente implantadas como BIM (Building Information Modeling), se están aplicando procesos tipo “LEAN construction” con el objetivo de optimizar la gestión y la producción, lo que nos llevará a reducir plazos en la entrega del producto, lo que en este sector es crítico.

A partir de un buen diseño, podemos realizar la construcción de un elemento, como una fachado o los baños, de manera ágil y sistematizada, realizando las comprobaciones de calidad en la planta para, posteriormente, trasladar al emplazamiento las piezas del puzzle y unirlas según el calendario previsto.

Seguridad

La seguridad es una de las mayores preocupaciones en la construcción. Como es sabido, se trata de trabajos muchas veces complejos y por tanto con alta exposición a riesgos, en los que además la climatología tiene un impacto decisivo, ya sea por el calor en verano o por el frio en invierno.

Todo esto se atenúa de manera muy importante en la construcción industrializada, contando con condiciones de trabajo sensiblemente mejores. En este caso, los turnos y los horarios están prefijados, las zonas de trabajo están más ordenadas, los riesgos de alturas están acotados y, evidentemente, el clima no tiene impacto, por lo que se puede trabajar de manera confortable.

Estas mejores y más seguras condiciones de trabajo, están permitiendo además la incorporación de la mujer a la construcción, lo que también es un factor importante especialmente en momentos como el actual en el que hay una alta demanda de trabajadores.

Sostenibilidad

Una motivación clara para apostar por la industrialización es la apuesta por la sostenibilidad. La construcción en factorías tiene un beneficio en la demanda de energía que está medida y acotada a las necesidades del proyecto, evitando además desplazamientos de trabajadores y de materiales.

Con esta metodología, el tratamiento de los residuos está más controlado y limitado, ya que, por ejemplo, tenemos a favor un menor despiece y necesidad de materiales, gracias a la mayor definición de los proyectos y procesos. En estos casos, sólo se usa lo que de verdad se necesita, evitando un volumen considerable de desperdicios y consumo de recursos.

No obstante, lo anterior, como en toda evolución, frente a los factores positivos encontramos inercias del sector que ralentizan este avance. Estas inercias se solventarán, en gran medida, acomodando las normas a esta nueva forma de construir, que evidentemente se pensaron para una manera tradicional de trabajar, y la mentalidad de todos los implicados.

No se trata ya de hablar de “prefabricación” que siempre ha tenido un componente peyorativo, sino de construcción industrializada “offsite”, lo que hace también que los modelos financieros de la promoción y la financiación se acomode a este nuevo momento que es presente con mayúsculas.

¡Esperamos que la lectura te haya resultado muy interesante! Si quieres seguir informándote sobre los procesos de industrialización, te invitamos a continuar tu lectura con este artículo: Construcción de viviendas industrializadas: 6 preguntas y respuestas.

¿Te ha resultado útil esta información?

subscribe-icon
Suscríbete a nuestro blog

Calculadora de impuesto de plusvalía

Probar Ahora

Privacy Preference Center